Constantino Martínez Orts, director de la FSO, habla de su próximo concierto para la UAM: “Planteamos un espectáculo muy diferente que sorprenderá a quien no nos conozca”

Su espectacular imagen frente a los músicos, de negro hasta los pies como el protagonista de Mátrix, es ya un icono y una seña personal de la Film Symphony Orchestra (FSO). Constantino Martínez Orts (Madrid, 1977) es el director musical e ideólogo de una de las bandas más célebres y aplaudidas de nuestro país y la primera orquesta sinfónica europea especializada música de cine. Su impresionante trayectoria profesional y su capacidad para atraer al espectador de cine a una sala de conciertos es admirable.



El próximo día 7 de abril dirigirá a la FSO en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Madrid en Música, Cine y Ciencia, un concierto extraordinario cuyo programa y repertorio han sido diseñados en exclusiva a propuesta del Centro Superior de Investigación y Promoción de la Música (CSIPM) de la Universidad Autónoma. En esta entrevista nos desvela algunos detalles:

¿Cómo surge la idea de crear la Film Symphony Orchestra?
Es un proyecto que nace de la pasión por la música de cine, que me viene desde pequeño. En EE UU realicé mi máster en composición para cine y terminé mis estudios de dirección de orquesta y pude ver cómo se traslada la música de cine al escenario en Londres, Los Angeles y Nueva York. Entonces noté un vacío en España sobre cómo se trataba a esta música. Venía a ser un género denostado, de segundo orden con respecto a la música clásica. Por ello decidimos darle el respeto que se merece. El éxito del proyecto se debe a que el público percibe ese cariño con el que abordamos la partitura. Esa es la esencia: una pasión sincera por la música de cine.

El próximo concierto del XLV Ciclo de Grandes Autores e Intérpretes de la Música tiene una temática sobre ciencia elaborada para la ocasión. ¿Qué escucharemos?
La propuesta del CSIPM ha sido un reto que me ha resultado muy atractivo porque es muy diferente a lo que solemos hacer. Nunca hemos abordado una temática donde las películas escogidas tengan algún tipo de componente científico. Además, son partituras muy poco interpretadas. Por ejemplo, tocaremos La teoría del todo, basada en la vida de Stephen Hawkins, con esa música espectacular de Jóhann Johannsson. O Una mente maravillosa, de James Horner, una partitura bellísima poco interpretada en concierto. También estará Contact, de Alan Silvestri, otra gran desconocida. Vamos a hacer un recorrido lo más variado posible; las obras están dispuestas para que al final sea una experiencia gratificante y exitosa.

Este concierto es muy diferente al resto de los programados en el Ciclo de la UAM…
Nuestros conciertos no se plantean como conciertos sinfónicos al uso. Creo que la FSO es lo más antagónico al concepto tradicional de orquesta sinfónica. Aportamos un soplo de aire fresco, una visión renovada de algo tan tradicional como una orquesta sinfónica. De alguna forma intentamos democratizar la música clásica, convertir nuestros conciertos en algo accesible y comprensible, usar la orquesta como hilo conductor para acercar la música al gran público. Además, planteamos un espectáculo muy diferente que va a sorprender a quien no nos conozca.

¿Influye el éxito de taquilla para que una BSO se incorpore al repertorio?
Bueno, no siempre. En este concierto, el CSIPM de la UAM, además de proponer la temática, se ha implicado también en la confección del repertorio. Pero normalmente lo elijo yo, guiándome por mi sentido común y por mi olfato. El público quiere ver a la FSO por una combinación de elementos que incluye el repertorio, pero también por el ambiente desenfadado cuidando la excelencia y la calidad. Por ejemplo, en el concierto del día 7 de abril, vamos a interpretar una pieza de Indiana Jones que pertenece a la última entrega de la saga y es desconocida para la mayor parte del público, Persecución en la Academia. Intentamos, así, hacer un guiño al ambiente universitario y a la universidad.

¿Qué valora el público de vuestro trabajo?
La experiencia global. Partimos de que las condiciones básicas están presentes: se trata de una orquesta de excelencia técnica y artística. Pero también valoran mi carisma e intervenciones, tanto habladas como a nivel interpretativo, puesto que no soy un director al uso. Y, por supuesto, todo el montaje de iluminación, que viste la orquesta. Tratamos de que sea una experiencia musical y artística global e inmersiva; que el público se meta dentro de la película.

¿Es posible que una BSO se convierta en un clásico?
La música de cine se convierte en trascendental cuando el encargo de su composición cae en las manos de un genio. Ha habido muchos que han entregado su vida a ello, como Bernard Herrmann, John Williams o Jerry Goldsmith… Son maestros capaces de componer unas melodías que nada tienen que envidiar a las líneas melódicas de Puccini o de Tchaikovsky.

¿Habéis tenido feedback de los grandes compositores del cine?
Sí, Alan Silvestri, con quien trabajamos cuando trajimos a España Regreso al Futuro en concierto, y Bruce Broughton, compositor de la BSO de Silverado, nos sugirieron grabar y nos dijeron que estábamos al nivel de las orquestas americanas de este género. Nosotros estamos seguros de nuestra calidad, pero siempre se agradece que halaguen nuestro trabajo.

O sea, que el salto a Hollywood está asegurado…
Es sólo una cuestión de tiempo; estamos trabajando ya en proyectos internacionales, tenemos gira por Latinoamérica... La internacionalización de la FSO la tenemos a la vuelta de la esquina.

¿Cuáles son los próximos retos de la FSO tras el concierto de la UAM?
Estamos inmersos en la preparación de nuestra gira 2018/2019, que empezará en octubre y durará 5 o 6 meses. Será nuestro proyecto más ambicioso hasta el momento, con más de 50 conciertos en España y Portugal. Tenemos algún proyecto más, pero no puedo desvelar nada.

 

Los espectadores de este concierto exclusivo podrán disfrutar de un repertorio cuyo hilo conductor es la Ciencia y que incluye títulos imprescindibles como Psicosis o 2001: Una odisea en el espacio, inspirados en diferentes ramas del conocimiento empírico, así como obras como Una Mente maravillosa, que sustituirá a Parque Jurásico contemplado en el programa inicial.

Ciudad Universitaria de Cantoblanco

Calle Einstein 13, Pabellón C, 2ª Planta. 28049 Madrid  |  Ver mapa  |  Aviso Legal

2016 © Fundación de la Universidad Autónoma de Madrid.